Black Jack, de Osamu Tezuka

Por inesperado que fuese, el artículo de ayer tuvo una buena acogida y, sin llegar a saber si fue del agrado de la mayoría de lectores, recibió algunas más visitas de las esperadas. Por eso y por reivindicar a la susodicha editorial, EDT, y sus publicaciones, voy a reseñar de manera breve uno de mis tebeos favoritos: Black Jack.
Para empezar, debemos prestar especial atención al autor, alguien al que no fue dado el apodo de “dios del manga” de manera azarosa. (Podemos ver en Mangaland, el blog de Marc Bernabé, la explicación a este apodo al final de una reseña de otro de los grandes, Shotaro Ishinomori, al que irónicamente llamaban “el rey de manga” -tampoco como consecuencia de la casualidad-.) Osamu Tezuka, para los que no lo sepan, y dejando de lado las consecuencias que ha tenido (y tiene) su obra con el paso de los años, fue un genio que creó buenas historias bien contadas. Y me quedo corto.
El que quiera saber de qué va Black Jack no tiene más que visitar la Wikipedia o la ficha de la editorial para hacerse una idea de a lo que va a enfrentarse.  La historia está distribuida en relatos cortos autoconclusivos. De esta manera, Tezuka nos presenta a los personajes poco a poco, sin prisa y matizando bien los detalles que configurarán su personalidad, sus intereses y sentimientos. Se adentra en las motivaciones y en la moral y realiza, de esta manera, un análisis no ya de una sociedad japonesa de la época, sino del comportamiento humano, un tema atemporal e inmortal. Tezuka muestra en estas páginas el lado malo del ser humano, la ambición de poder, el egoísmo y el salvajismo al que nos puede llegar a conducir una sociedad capitalista (esto encarnado en el típico hombre de negocios que es capaz de ver cómo su hijo muere mientras regatea una cifra con el médico -aunque no siempre es así, por supuesto; no hay que generalizar-). Por otro lado, no todo es pesimismo; Tezuka refleja la esperanza que tiene y el amor que siente por el ser humano y la naturaleza; nos enseña que entre todo el perturbador mundo y entre la maldad de la que estamos rodeados aún quedan oasis de bondad en los lugares más inesperados.
Aquí tenemos al Tezuka oscuro, al irreverente y realista: tenemos al mejor Tezuka.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en cómic y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s