Tormenta, de Jim Butcher

Sí, sí, es la portada de otra novela.Harry Dresden es primo del inspector Serrano. Eso es así. Su nombre debería ser más largo: Harry Blackstone Copperfield Serrano Dresden; o más complejo: Harry Blackstone Copperfield Dresden de Serrano. Podríamos sustituir alguno de los apellidos con menor trascendencia, pero eso es algo que relegaré en el autor. Ya le comentaré.
Si bien la novela trata con temas paranormales y fantásticos como la magia, los demonios, hadas, vampiros, etcétera, esto no es más que un complemento a un relato estructurado al típico estilo de novela negra. Si pudiese comparar los conocimientos que uno puede adquirir del género con los que podemos obtener de un país, su cultura, organización e historia, yo no sería más que un mero turista. Y así, en mi escaso saber, pude leer el año pasado la novela Yo, el jurado, de Mickey Spillane, en la edición de El País que, aunque fea, eh, barata. Y da la casualidad de que el libro de Spillane me parece un ejemplo perfecto de novela negra hard boiled, tanto en su estructura como en personajes. Y Tormenta, de Jim Butcher, me ha recordado mucho a ella.
En ambas se nos presenta un personaje con carácter: Harry Dresden, un pelele casi gracioso al que patean y golpean cada dos páginas, con problemas económicos y aspecto bastante desaliñado; Mike Hammer, un tipo duro. Y aunque ambos son buenos personajes y en apariencia muy distintos, tienen un modo de operar similar: buscan revuelven, amenazan a algún otro, mienten y se meten en bastantes problemas.
Por eso mismo la comparaciones con Harry Potter quedan bastante fuera de lugar y se reducen básicamente al método, a cómo el protagonista dice: ¡Pollifrostis!, y sucede algo. Más allá de eso, ninguna relación. La magia da mucha vida tanto al personaje como a la novela, y se integra en la trama policíaca de manera simbiótica; es decir, una vez juntos, no se les puede separar, y si se hiciese, probablemente resultaría en algo insulso.
Pero lo importante al final es el resultado. ¿Qué sale de todo esto? ¿Una obra maestra? Pues no, pero me lo he pasado muy bien leyendo. Y de paso he estrenado mi Kindle.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en literatura y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s