La imagen de la bestia, de Philip José Farmer

Tim Boxell[Esta reseña engloba el primer volumen de la saga Herald Childe (La imagen de la bestia) y su continuación (¡Cuidado con la bestia!)]
Herald Childe, el protagonista de estas novelas, se considera el prototipo de detective de cara curtida: de carácter duro, decidido y sin escrúpulos, Childe es un personaje puramente Hammettiano. Sus rasgos, según le comentan, se asemejan a los del famoso poeta Lord Byron, y su alto atractivo y personalidad refuerzan esta comparación. Así, Childe, se personifica en un Don Juan moderno, el héroe byroniano; autodestructivo, seductor e inteligente. Un Mike Hammer desfasado y que finaliza lo que empieza, pues al contrario que el personaje de Spillane, este George Gordon reencarnado sucumbe a las aventuras eróticas explícitas tan propias de Don Juan (o del propio Byron).
Pero no todo acaba aquí. Philip Farmer decide atar bien el origen del personaje, y al igual que este hombre, acervo de todo tipo de referencias culturales, se construye alrededor de la figura de George Gordon y su creación, su nombre no es pura invención literaria ni mucho menos casualidad; Herald Childe es una modificación del título de la obra de Lord Byron Childe Harold, aquella con la que consiguió la fama y en la que un personaje, supuéstamente el propio autor, relata sus peregrinaciones por diversos paisajes y civilizaciones. Además, Childe, durante la Época Medieval, fue el término que con el que se denominaba a los jóvenes aspirantes a caballeros, un término muy acorde a la trama de la novela.
Estas dos novelas han sido una bomba de originalidad que resultan en una mezcla de géneros muy difícil de categorizar. Philip José Farmer ha reventado los límites de todo género y ha creado dos novelas cuyo único nexo común son los personajes, pues tanto trama como forma difieren enormemente. La primera subvierte el género policíaco y lo transforma a su gusto, aderezándolo con toques góticos y distópicos; la segunda, en cambio, se convierte en una frenética lucha por la supervivencia, una patada en la boca a toda lógica y que resulta en menos de doscientas páginas de un inmenso poder seductor. Y por supuesto siendo siempre ambas una celebración erótico festiva del personaje.
Me gustaría comentar y enumerar los detalles que han hecho que estás novelas me hayan gustado tanto; enfatizar en ellos y discutirlos. Pero sería destripar las sorpresas y beneficios que se pueden obtener de su lectura. Y es que follar con un fantasma no es algo que se le ocurra a todo el mundo.

La esposa del pescador

Anuncios
Esta entrada fue publicada en literatura y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La imagen de la bestia, de Philip José Farmer

  1. Pingback: Las mejores novelas que he leído en 2013 | Retrospectiva Coreana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s