Trueque mental, de Robert Sheckley

MindswapLa sátira, como género, nació bajo la mano del romano Lucilio hace ya más de dos mil años. Con él se inicia una corriente que durante la época republicana condena la política y los vicios humanos. Sin irnos mucho del tema, este género, que empezó, por supuesto, en verso, ha degenerado hasta convertirse en un subgénero: la sátira no se presenta con una forma y un estilo predeterminado, sino que representa un complemento a cualquier cultivación artística en general o literaria en particular.
De Lucilio podemos pasar al ejemplo más obvio y cercano: Quevedo, y su eterno rival, por supuesto, Góngora. Si subimos hasta las islas británicas, Los viajes de Gulliver, de Swift, es la obra satírica por excelencia, y tras cruzar el Atlántico, y ya a finales del siglo XIX, Mark Twain como buque insignia de la sátira norteamericana. Estos son los ejemplos más básicos y representativos que podemos encontrar desde finales del siglo XVI hasta casi nuestro época. Un camino que hay que recorrer para llegar a la figura que centra nuestra atención.
La sátira ha estado íntimamente ligada a la ciencia ficción desde su nacimiento. Obras tan emblemáticas como 1984 o Un mundo feliz, o autores como Kurt Vonnegut, Douglas Adams o Harry Harrison. Casi se podría decir que toda buena obra de ficción fantástica debe contener un punto irónico y burlesco (y yo casi diría que la ciencia ficción va en gran parte de eso). Este tipo de literatura, a la vez que se aleja del mundo físico para explorar galaxias y fantasear con las posibilidades de la ciencia, la historia y lo increíble, se aproxima tangencialmente a la realidad; la retrata, la critica y la muestra en incontables ocasiones de una manera muy viva y verosímil no obstante indirecta. Si tenemos en cuenta el carácter popular de la sátira, es razonable entender la ciencia ficción como un género también popular (concepto ajeno al de calidad).
La obra de Robert Sheckley nace bajo este contexto de influencias, y Truque Mental es la muestra del talento de un autor que concibió una novela de aventuras exóticas cargada de humor absurdo y llena de citas contundentes y paranoias tan magníficas como la risible Teoría de la Búsqueda. Lo real en esta novela cobra un matiz muy sutil, y el autor se deja llevar por lo imaginario y lo improbable. Como dice Brian Aldiss: “Mientras la mayoría de los autores de estos cuentos de hadas futuristas hacen un gran esfuerzo para asegurarnos que tienen los pies sobre la tierra aunque sus cabezas estén en el espacio galáctico, el corazón de Sheckley está con lo insólito. Su principal objetivo es lo increíble.” 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en literatura y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Trueque mental, de Robert Sheckley

  1. He de decir que planifiqué esta reseña sin tener en cuenta el texto que hay publicado en el blog de la colección de literatura fantástica de RBA, que es la editorial que ha publicado la novela. Es muy interesante y más completo que el mío en varios aspectos, y lo que me motivó a comprar el libro. Para el que le interese, dejo el link, ya que merece la pena.
    Digo esto sabiendo que es difícil que creáis que he escrito esto sin “copiar”, pero para que veáis que soy honesto, no oculto que hay muchas semejanzas entre ambos textos.

    http://www.literatura-fantastica.es/robert-sheckley-y-la-satira-en-la-ciencia-ficcion/

  2. Como autor del texto que enlazas acepto sin problemas que no lo hayas copiado 🙂

    Me gusta mucho tu artículo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s