Paprika, de Yasutaka Tsutsui

PaprikaHay veces en las que un autor te cae en gracia. Se puede atribuir a distintos motivos, y pocas veces tienen que ser puramente objetivos. Admito que Japón es mi debilidad, y que por razones completamente ajenas a la lógica y que atienden únicamente al exotismo (una atracción personal, admiración por lo extraño), me decanto con frecuencia por obras niponas y leo vorazmente títulos y títulos cuya calidad no tiene por qué ser superior a sus “equivalentes” occidentales. Algo irracional pero íntimamente ligado a cada uno; por supuesto, no estoy contando nada nuevo: todos sabréis a qué me refiero y tendréis vuestras propias preferencias.
Y así, por alguna casualidad del destino, me encuentro con Yasutaka Tsutsui. Es bastante difícil catalogar la obra de este hombre, aunque en cierto modo también es bastante innecesario. A falta de leer más libros, Paprika es sin duda alguna un libro que es mejor leer sin saber a qué narices nos enfrentamos. Y es que gran parte de la calidad de la obra radica en cómo nos sorprende, cómo nos desvela una historia que pronto veremos no tiene ni pies ni cabeza, hasta encontrar un relato bien calculado y pensado para desplegar un mundo de posibilidades que abarcan desde temas de límites morales de la medicina hasta mundos de fantasía pulp gamberra: villanos, sexo, amor, asesinatos, ritmo frenético, desvaríos narrativos…
sugiura_jiraiyatheninjaboyEs curioso que aunque Tsutsui sea un autor con un rango muy alto de influencias, la disparidad de estas hace bastante difícil decidir a qué género pertenece. Por eso mismo nos quedaríamos cortos si hablásemos en términos de ciencia ficción. Podríamos señalar a Shigeru Sugiura como influencia surrealista, autor de tiras cómicas, muy en consonancia con las aventuras oníricas de Paprika. Como señala el prólogo, el tono humorístico de Yasutaka Tsutsui está muy influenciado por el Kyōgen, una breve y risueña representación paródica que se incrusta entre dos momentos dramáticos y trágicos del teatro Nō [Fernando Iwasaki, 2011]. Paprika es al mismo tiempo tanto una obra que se arraiga en la cultura moderna como una obra que estriba de la cultura japonesa clásica. Se introduce en el surrealismo absurdo, con planteamientos y soluciones que bien podrían salir de la mente de Harry Stephen Keeler, pero que cuya racionalidad y lógica se basan en los conocimientos que Yasutaka Tsutsui posee del psicoanálisis. Pero esto es solo una excusa para montar un mundo fantástico donde hay lugar para todo: desde el morbo a la aventura, la cultura popular y lo cotidiano, lo moral e incluso lo ridículo. Paprika es una obra imprescindible, de lo mejor que he leído este año, y que puede definirse como un locurón con sentido. Y perdonad la expresión.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en literatura y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Paprika, de Yasutaka Tsutsui

  1. Pingback: Las mejores novelas que he leído en 2013 | Retrospectiva Coreana

  2. Pingback: Sobre Mad Detective y Yasutaka Tsutsui | Retrospectiva Coreana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s