Real, de Takehiko Inoue

realHay veces en las que uno vuelve a creer en lo maravilloso que puede llegar a ser el manga. El manga, y el cómic en general, claro, nos da muchas alegrías, pero me refiero a ese sentimiento de entusiasmo, de alegría suprema y obsesión que podemos llegar a sentir por un determinado personaje. En mi cabeza tengo a Goku y las bolas de dragón, a Mazinger Z para los veteranos o a Naruto y Luffy por los más jóvenes. Y no solo hablamos de cómic; también existen, por supuesto, personajes literarios o televisivos que han inundado de fantasía y ardor a miles de personas. Ahí tenemos a Harry Potter, sin ir más lejos. Esta es una sensación que nos inunda en un momento determinado, y que poco tiene que ver a veces con la calidad de la obra. La fuerza que poseen estos personajes reside en el hecho de reincidir en ellos un largo periodo de tiempo. Es muy probable que nos encariñemos más de un personaje de una sitcom que del protagonista de nuestra novela favorita. Pero en eso consiste: en insistir en unos personajes, en hacerlos el centro de atención y basar todo en ellos y en nada más. En Real he vislumbrado, aunque solo por unos instantes, esa pasión, ese sentimiento de entusiasmo; esa alegría por una victoria ajena. Y para mí, conseguir eso es un mérito que no hay que menospreciar.
Todas estas bondades son obra de un hombre: Takehiko Inoue. No solo logra dibujos de un detalle y una calidad soberbia, sino que es capaz de conferir humanidad a sus personajes, de hacerlos reales, capaces de sentir, de equivocarse, mejorar o hundirse. No son solo máquinas de autoperfección y superación, como tantas veces hemos visto en cómics japoneses.
En este aspecto, Inoue no escatima en esfuerzos. Esfuerzo y tiempo. Real avanza muy lentamente; se salta lo prescindible pero hace hincapié en todo aquello que es necesario mostrar. De esta forma, Real se muestra como un cómic de narración eficaz y veloz, de páginas de silencios o planos largos que tan solo buscan mostrar el sentimiento del momento: una lagrima, una mirada huidiza u otra desafiante; un momento incómodo o desilusión o alegría por algo. Las páginas vuelan, pero los hechos no. Y tal vez este es su único punto en contra: la periodicidad de los tomos obliga a la trama a avanzar a ritmo lentísimo. La necesidad de centrarse en el desarrollo interior de sus personajes lastra esa relatividad temporal que conlleva dedicar tomos enteros en desarrollar aspectos de poca duración “real”.
Sin embargo, este último aspecto no impide que la obra se desarrolle con naturalidad. Inoue trata aspectos de la vida que le preocupan: la muerte, el desarrollo personal y la llegada de la edad adulta. Temas universales que jamás dejarán de aparecer, de una manera u otra, en el pensamiento y arte, y que sin embargo, no obstaculizan esa narración eficaz y trepidante tan característica del autor.
Como colofón, señalar el único aspecto negativo real del cómic: la edición. Aunque no suelo comentar este tipo de detalles, es inevitable que haga un pequeño inciso. Ivréa, que es la editorial que posee los derechos de publicación de todas las obras de Takehiko Inoue, emplea buenos materiales, pero comente errores catastróficos. Para empezar, la impresión es muchas veces borrosa; cada tomo tiene entre cuatro y cinco páginas con textos emborronados o difusos. Por otro lado, la traducción es deficiente a todos los niveles: oraciones mal construidas y muy enrevesadas a veces; uso de vocabulario latinoamericano, como por ejemplo “escuela de manejo” en lugar de “autoescuela”; uso incorrecto del vocabulario (“incidente” en lugar de “accidente”), o simplemente secuencias incorrectas como “detrás mío” en lugar de “detrás de mí”. Errores de traducción que, por desgracia, creo que los editores apenas son capaces de ver, y que para mí son sumamente graves, pues no son puntuales.
Real es un tebeo estupendísimo que recomiendo leer en cualquier otra edición que no se la española.

hello moto

Anuncios
Esta entrada fue publicada en cómic y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Real, de Takehiko Inoue

  1. Pingback: Entrevista a Takehiko Inoue | Retrospectiva Coreana

  2. Pingback: Repaso a los mejores mangas de 2013 | Retrospectiva Coreana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s