El pergamino de Kobayashi Eitaku contra el I am a Hero de Kengo Hanazawa

tetasPasa algo, y es que todavía no os he contado lo obsesionado que estoy con el manga I am a Hero. Con ese y con el autor en general. Por eso cuando Marc Bernabé colgó en Twitter el pergamino que Shintaro Kago había nombrado durante el Salón del Manga de Barcelona, no pude evitar pensar en los zombis de Hanazawa. En este collage cutre que he montado se puede comparar la transformación de uno de los personajes secundarios en zombi con la descomposición de la mujer del pergamino.

El caso de esta asistente de mangaka es curioso, porque si bien los zombis vuelven a la vida al rato de ser mordidos y sin apenas pasar por el estado de descomposición, ella es asesinada varios días antes, con lo que la descomposición sí se lleva a cabo en su organismo. Vemos así tanto la inflamación del cuerpo y el oscurecimiento de la piel, como la hinchazón de la lengua que, creo, puede verse en la tercera imagen del pergamino.
procesote2Tal vez esta similaridad sea muy evidente, o tal vez soy el único que la ve, dado que tiendo a obsesionarme mucho con un cómic y a relacionarlo todo con él. Pero es curioso ver una más que posible influencia de las artes clásicas japonesas en el manga más actual. El autor del pergamino, Kobayashi Eitaku, fue un famoso pintor de la era Meiji (1868-1912), y es muy posible que sin que él lo supiese, su obra acabase contribuyendo de una manera u otra a establecer algunos parámetros de lo que es el manga tal y como se lo conoce hoy en día. O no:tan solo supongo.
I am a Hero es el primer manga que me viene a la cabeza, pero imagino que habrá cientos de autores que hayan buscado inspiración en la mujer de este pergamino: desde Kengo Hanzawa, el más reciente, hasta Kazuichi Hanawa, Suehiro Maruo, Shintaro Kago o Usumaru Furuya por nombrar algunos publicados en España. Sin olvidar, por supuesto, al maestro de lo desagradable y lo repugnante: Hideshi Hino.
Criatura
La criatura maldita (no hay spoiler) de su obra homónima sufre un proceso similar de descomposición. Aunque la genialidad de Hideshi Hino no se limita a la mera adaptación, y, siempre un paso por delante, es su criatura la que acaba comiéndose a los perros en un giro totalmente irónico. No pienso ahondar el tema más allá de estas coincidencias: sería hablar de un tema que no manejo tanto como querría y al que por tanto solo añadiría más especulaciones infundadas. Lo mejor que se me ocurre es recomendaros el magnífico trabajo que ha hecho Julio C. Iglesias en Zona Negativa respecto a la historia del manga.
Con su mascota
Anuncios
Esta entrada fue publicada en cómic, opinión, otros y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s