Las mejores novelas que he leído en 2013

TombstoneYa que estamos con listas, no querría ignorar una parte importante del blog: la literatura. No estoy demasiado al día con las novedades literarias, por falta de tiempo y dinero sobre todo, pero no dejo de leer novelas. Nuevas, viejas, prestadas o compradas, durante 2013 he tenido entre mis manos algunas joyas que considero que no debo dejar de nombrar; por la razón que sea, he disfrutado con ellas lo suficiente como para destacarlas. Por eso mismo, repito que esta mini lista no solo es subjetiva, sino que se ajusta a mis lecturas, por lo que podréis encontrar libros de este año, del pasado o directamente descatalogados. Ahí va:

Warlock, de Oakley Hall

Lo mejor del año. Me parece una novela fundamental. No solo te da una buena lección de cómo debe ser una novela: bien escrita, bien dirigida, con ritmo pero al mismo tiempo inteligente, sino que expone y analiza la fundación del mito, la importancia del mismo y su desvirtuamiento. También es una novela que habla del hombre, de sus pasiones, sus miedos y su insignificancia. Una obra enorme.
¿Cómo pueden vivir los hombres, sabiendo que al final, simplemente, morirán?

Madouc, de Jack Vance

Que yo diga que esta es la mejor saga de fantasía medieval que he leído tiene poco mérito, pues al fin y al cabo no soy un gran lector del género. Pero lo que he disfrutado con las aventuras de Madouc y compañía durante los tres volúmenes que componen la obra, con las sorpresas, las batallas, las traiciones y fantasías no tiene cabida en muchas novelas que yo conozca. Jack Vance no es un autor que se ande con rodeos; va al grano y se salta los prescindible, y eso lo hace único y genial. No he leído Canción de hielo y fuego, pero todas las pegas que ponen sus fans a los últimos volúmenes están más que ausentes aquí. No digo más.

La imagen de la bestia, de Philip José Farmer

Esto es increíble. Hice la reseña en abril, y creo que poco a poco me he olvidado de lo que pasaba en esas dos novelas. Y creo que si lo he olvidado ha sido porque mi salud mental lo pedía (tampoco). Porque según escribo esto voy recordando escenas y momentos creo que la cabeza me va a explotar (ni mucho menos). Las dos novelas que publicó Anagrama en el año catapún son un ejemplo de lo que un novelista no debería hacer; es decir, crear una trama disparatada, sin sentido, con personajes poco convincentes y escenas totalmente improbables (dentro de la poca lógica). A mí me parece una gamberrada total, y una obra maestra.

Paprika, de Yasutaka Tsutsui

Otro disparate. Este con un poco más de estructura y planificación, pero un disparate. La carta de presentación es más que encomiable: una adaptación cinematográfica dirigida por el mismísimo Satoshi Kon. Pero no se queda la cosa ahí. No sé muy bien cómo juzgar una narrativa traducida de un idioma tan distinto como el japonés, pero la traducción parece bastante buena; el ritmo es frenético, y la trama no es la de un thriller simplón, sino una novela con sentido, con planteamientos y giros dramáticos espléndidos. Yo qué sé. Que me lo pasé como un enano.

Soy un gato, de Natsume Soseki 

Y esta es difícil que no te guste. No digo que vaya a ser tu novela favorita, pero tampoco creo que pueda no gustarte. Ver el mundo desde los ojos de un gato no solo es interesante desde el punto de vista antropológico, puesto que estudia al hombre desde una perspectiva digamos, inocente, sin prejuicios, sino que es divertida hasta decir basta. Soseki plasma un entorno que se hace entrañable, con unos personajes tan risibles como carismáticos o ridículos, tan humanos. Además nos muestra a un personaje estupendo, el profesor, que es un poco lo que somos todos de vez en cuando: ese hombre con ambición que deja las cosas pasar, que se deja llevar y se engaña. El hombre, vamos: nada.

Extra: Pánico al amanecer, de Kenneth Cook.

La pongo como extra porque la acabo de terminar y ya tenía los otros títulos seleccionados. Pero se merece una mención. Porque vaya. Vemos a un tío que le pasan cosas horribles, en un ambiente opresivo, insufrible, y tampoco hace mucho por solucionarlo; otro que se deja llevar. Es como el que acepta su destino porque sabe que no puede hacerlo mejor, porque alguien le dijo que las cosas iban a ser así y así han de ser. Y las cosas tampoco le van muy bien, aunque intente mejorar. Cuenta cosas espeluznantes, pero sin querer dar miedo; lo cuenta como algo normal, y al final te apiadas del pobre hombre y hasta le comprendes.
Y hasta aquí las listas. Me voy.

wake

Anuncios
Esta entrada fue publicada en literatura y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Las mejores novelas que he leído en 2013

  1. Pingback: Pánico al amanecer, de Kenneth Cook | Retrospectiva Coreana

  2. Pingback: Las mejores novelas que he leído en 2014 | Retrospectiva Coreana

  3. Pingback: Mejores novelas que he leído en 2016 | Retrospectiva Coreana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s