Dr. Inugami, de Suehiro Maruo

inugamiSi el Maruo de La Oruga me dejó entusiasmado con lo que creo que es una obra maestra, con una historia bien contada, con sentido, que despertó sensaciones tan extrañas y repulsivas como naturales y excitantes, el Maruo de Dr. Inugami me ha dejado frío con esta especie de manga de batallas entre demonios, con maldiciones y poderes ocultos. Parece interesante, pero el Maruo “guionista” se queda un poco cojo al fallar (o directamente evitar) en dotar con algo de sentido a los relatos cuyo nexo de unión, Inukami (el protagonista), configura un personaje un tanto vacío, tan misterioso como poco interesante y aburrido.
Las historias empiezan siempre igual: alguien ha sido maldecido por un Inugami, alguien que guarda cierto rencor o inquina a una familia, persona, etc., les ha lanzado una maldición. Inukami, de la manera que sea, se entera del problema y se acerca a ayudar en una especie de gesto justiciero sin sentido. Tiene lugar la batalla de Inugamis, impresionante técnicamente, con un detalle y genio artístico fuera de toda duda: posturas, perspectivas, estilo. Maruo no defrauda en ese aspecto, pero se queda corto al intentar dotar de algo más al personaje (o a la historia, directamente). Todas acaban con un ligero tono de ambigüedad, con una intencionada inconclusión que deja al lector pensando o montándose su propia teoría. Pero no funciona. Las historias no están bien rematadas, carecen de fuerza, y el punto final parece puesto un poco al azar. Maruo se decanta por lo impresionante cayendo así en la torpeza narrativa.
La Oruga, que fue el primer Maruo que leí, me fascinó por cómo el autor era capaz de buscar la belleza en lo repugnante, dentro de aquello que sin duda rechazaríamos. El estilo de Maruo va en búsqueda de lo poético o lírico, pero al mezclarlo con lo grotesco lo convierte en algo soberbio y único. Maruo demosotró ser un maestro en ese aspecto, en técnica, pero también en saber buscar el punto medio entre aquello que es bonito y aquello que es interesante. Por eso Dr. Inugami se queda en un espectáculo de luces vacío y sin fuste.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en cómic y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Dr. Inugami, de Suehiro Maruo

  1. Pink dijo:

    Thankyou Mike! I think I have heard something similar to the 1/3 idea you talk about … And it makes sense. Deep down I know this wa1;2#8&s7nt anything to stress about, but it was certainly still interesting food for thought. I appreciate your comment and feedback

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s