Sobre Crows (tomo 1), de Hiroshi Takahashi

puñoVamos allá:

Prometí no volver a comprar un shonen. Porque sí, porque estaba cansado de siempre lo mismo, del malo contra el bueno, la pelea final, bla, bla, bla, bla. Y menos aún con un shonen de batallas. Hice una excepción con Bakuman, y no fallé, porque demostró que en este género no está todo dicho y que los temas no han de ser siempre los mismos.  Hice una excepción también con Ataque a los titanes, y el resultado fue tan nefasto como con Terra Formars, un manga de lo más decepcionante (aunque este es seinen, es más de lo mismo). ¿Qué me hizo comprar Crows, entonces? Tal vez las adaptaciones de Takashi Miike fueran decisivas. Tal vez el precio. Tal vez el hecho de ser un manga antiguo: publicado en Japón en 1991, es de las pocas veces que una editorial publica un shonen que no sea el hit del momento, sino que esto parece más bien una recuperación. O tal vez todo eso. Lo cual es estupendo; son buenos motivos.

 

Y es que además Crows es un shonen distinto, a su modo. Hay peleas; un prota fuerte, un tío muy simpático y amigable, más tirando al prototipo guarrete-malote, pero con su encanto particular. Vale, todo muy visto. Pero Crows se va un poco por otro lado. Si tal vez en Japón este tipo de obras son muy comunes, en España los shonen que llegan son más del tipo fantástico. Por eso Crows, que va de unos gamberros que se dan puñetazos, dicen palabrotas y se escupen a la cara, podría decirse que es hasta algo nuevo. Y sin más pretensiones. Sin moraleja final y sin más tonterías. 

 

Comprar Crows es también es la búsqueda de un ideal. Tengo muy claro que el shonen no es más que el manga que las editoriales quieren vender a los adolescentes. Eso no quiere decir que el producto tenga que ser de baja calidad, una copia tras otra, de estilo y esquemas. Paul Pope lo ha demostrado en Estados Unidos con BattlingBoy: el público no ha de delimitar la calidad del género. Por eso hablo de un ideal. Me niego a perder la esperanza y de volver a encontrar esa ilusión por una obra, el entusiasmo por una historia. Es cierto que según maduramos nuestros gustos tambiém maduran, y que ese entusiasmo no se muestra de la misma manera ni por las mismas cosas. Pero reside en mí una vana esperanza de que todo se puede hacer mejor.

Claro está, esto es solo primero tomo. No nos flipemos. De momento, esta serie es graciosa, es barata, está muy bien traducida y muy decentemente editada. Crows, al fin y al cabo, es un manga con el que echarte un ratito en la cama y pasar una hora de entretenimiento, sin más. Pero sin sentirte mal, eh, ni timado. Como volviendo a ver la La Jungla de Cristal, vaya. Bien por ECC. Y que siga.

crows2

Anuncios
Esta entrada fue publicada en cómic y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Sobre Crows (tomo 1), de Hiroshi Takahashi

  1. Pingback: Mi selección para el Salón del Cómic (2014) | Retrospectiva Coreana

  2. Pingback: Repaso a los mejores mangas de 2014 | Retrospectiva Coreana

  3. Pingback: El manga que nos trae el otoño de 2015 | Retrospectiva Coreana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s