Entrevista a Taiyō Matsumoto, Inio Asano y Keigo Shinzō

El blog Mangabrog es ya una lectura obligatoria para los que nos interese no solo el manga sino sus autores, pues contiene entrevistas y charlas entre algunos de nuestros autores favoritos. Después de contactar con el chico que lo escribe y pedirle permiso para traducir su traducción, he aquí el resultado de horas sacadas de ratos de aburrimiento.

Esta charla, moderada por un editor del que desconocemos su nombre, transcurrió no hace mucho entre estos tres autores de la Monthly Spirits. De Taiyō Matsumoto se han publicado dos obras en español: Tekkon Kinkreet y Takemitsu Zamurai. Es también el autor de Ping Pong y Sunny. Inio Asano es el autor de Solanin, que saldrá a la venta a finales de año, y de La chica a la orilla del mar, publicado a principios de año por Milky Way Ediciones. Keigo Shinzō está inédito en España, pero Marc Bernabé reseñó su obra más famosa (Nuestro festival de la erupción), y aquí podéis ver en Google cómo pinta su obra.

1

Keigo Shinzō: Vale, lo primero que quiero preguntarte, Taiyō, es qué pensabas de tu obra cuando tenías 27 años. Creo que es por la época en la que terminaste Tekkon Kinkreet.

Taiyō Matsumoto: ¿Qué edad tienes, Shinzō?

Shinzō: 27

Matsumoto: Te saco casi dos décadas, entonces. Yo tengo 46. ¿Y tú, Inio?

Inio Asano: Tengo 33.

Matsumoto: Qué jóvenes sois. No se diría al leer vuestros mangas. Hoy en día, suelen poner tu edad entre paréntesis cuando te entrevistan. “Taiyō Matsumoto (46)”. Siempre me pilla de sorpresa. Algo así como: “No se refieren a mí, ¿verdad?

Shinzō/Asano: (risas)

Matsumoto: Bueno, cuando tenía 27. A ver. Tekkon Kinkreet fue un fracaso total, así que seguí el consejo de mi editor y empecé a dibujar un manga deportivo: Ping Pong. Fue cuando terminé de hacer Ping Pong cuando decidí que no volvería a trabajar en una revista de serialización semanal. Me despertaba, me sentaba delante de la mesa con un montón de barritas energéticas CalorieMate, empezaba a dibujar y de lo siguiente que me daba cuenta era de que era de noche. Eso no es vida.

Asano: Cierto.

Matsumoto: Pero fue por esa época cuando empecé a oír buenos comentarios sobre mi obra.

Shinzō: ¿Pensaste en aquella época que Tekkon Kinkreet fue un fracaso, a pesar de todo el esfuerzo?

Matsumoto: La verdad es que me esforcé mucho. Es difícil juzgar este tipo de cosas. Yo pensaba que era un manga bastante bueno, pero no despertó demasiado entusiasmo entre los lectores, por lo que empiezas a pensar “¿Hum? Quizá no lo he hecho tan bien”.

Shinzō: Me siento de la misma manera ahora.

Asano: Pensaba que tenías libertad para hacer lo que quisieses en tus mangas, Shinzō.

Shinzō: Es verdad, hago lo que quiero.

Matsumoto: Pues mirad, me parece que vosotros dos hacéis lo queréis en vuestras obras, de la manera que queréis. De la misma manera, la gente me dice lo mismo, que hago lo que quiero en mis mangas.

Asano/Shinzō: (risas)

Matsumoto: Lo cierto es que me contengo mucho más de lo que parece.

Asano/Shinzō: (más risas).

Asano: Según yo lo veo, Tekkon Kinkreet no recibió mucha atención por aquella época, pero después de Ping Pong, la gente empezó a mirar atrás y revaluar tu trabajo. ¿Te sentiste como si hubieses conseguido llegar al lector entonces?

Matsumoto: No estoy seguro. No fue algo en plan “te lo dije”. Simplemente me alegró que la gente empezase poco a poco a leer mi trabajo.

Editor: Taiyō, ¿pensabas por aquella época hacer algo que no se hubiese hecho nunca?

Matsumoto: Cuando era joven, sí, quería hacer algo que nadie hubiese hecho antes. Dejé de pensar eso cuando terminé Tekkon Kinkreet. Según te haces mayor, lo que quieres es hacer algo que tú personalmente no hayas intentado hacer antes. Como con Ping Pong: me gustaba Judo-bu Monogatari, de Makoto Kobayashi, y pensé que debería haber otro manga así pero de ping pong. Desde entonces, no creo que le haya dado demasiada importancia al hecho de estar haciendo nuevo o no.

Shinzō: ¿Te refieres a la historia?

Matsumoto: La historia, los personajes, el escenario. Tal vez el dibujo también.


comparativa
De izquierda a derecha: GoGo Monster (Taiyō Matsumoto), La chica a la orilla del mar (Inio Asano), Nuestro festival de la erupción (Keigo Shinzō). Tres autores, tres estilos.

Asano: Mirándonos a nosotros tres, diría que vosotros tenéis algún tipo de parentesco en común, mientras que yo voy por otro lado. El estilo de una generación no suele ser heredado por la siguiente, porque están demasiado cerca. Habría que esperar otros diez años, por decir algo, para que el péndulo vuelva al mismo sitio.

Shinzō: Al parecer, el estilo de mi generación le sorprende a gente que piensa que nuestros mangas son un retroceso a un manga de hace mucho años.

Asano: En efecto. Según yo lo veo, el dibujo y la atmósfera de tus mangas es algo así como la antítesis de todos estos mangas de hace unos años que pretendían ser tan realistas como fuese posible.

Shinzō: Todo lo contrario a tu trabajo (risas).

Asano: Así es como es todo esto, sin embargo. Cuando estaba en el instituto y leía Ping Pong mientras se publicaba en la Big Comics Spirit, me atraía, pero sabía que no intentaría conseguir algo así. Es posible admirar a alguien que está ahí fuera haciendo algo increíble, pero que no quieras hacer lo mismo que él. Veo que esa es la dinámica que hay entre nosotros tres.

Editor: Inio, ¿a quién admiras de la generación previa a Taiyō?

Asano: Supongo que a Kyoko Okazaki.

Shinzō: Entonces es como si tuvieses a realistas como Katsuhiro Ōtomo, luego a dibujantes caricaturescos como Taiyō, luego se vuelve todo realista otra vez, luego caricaturas, luego realista, luego caricatura, y así una y otra vez.

Asano: Así es como son siempre las cosas, sobre todo en revistas seinen.

Matsumoto: Creo que la estrella para mi generación fue Katsuhiro Ōtomo. Recuerdo justo cuando estaba empezando, sentir esa presión por todos lados: ¿te gusta Ōtomo o no? Era simplemente tan influyente. Había gente que no quería admitir que le habían leído, porque odiaban pensar que podían ser acusados de haber sido influenciados por él. Así que decidí que admitiría que sí que me gustaba su trabajo.

Asano: Ya veo.

Matsumoto: ¿A quiénes veis vosotros dos como vuestros rivales de vuestra generación?

Shinzō: Tsuchika Nishimura el mío.

Asano: [Nishimura y tú] me parecéis más como camaradas que como rivales. (risas). Fuera de la Big Comic Spirits, díría que Kengo Hanazawa.

Matsumoto: Seiki Tsuchida era nuestro gran rival. Tenía algo que no se podía negar. Cuando eres un artista y estás empezando, estás convencido de que eres diez veces mejor de lo que en realidad eres, así que incluso cuando te enfrentas a artistas que son tan buenos como tú o incluso un poco mejores, no paras de decirte “Soy mejor que ellos, soy mejor que ellos”. Tsuchi, sin embargo, estaba haciendo un trabajo diez veces superior a lo que yo hacía: era simplemente otro nivel en términos de dibujo e historia. No podías más que admirarle. Todavía siento como que estoy intentando alcanzarle, incluso ahora.

Tsuchida-Nishimura
Una muestra del trabajo de Seiki Tsuchida (izquierda) y Tsuchika Nishimura (derecha).

Asano: ¿Todavía?

Matsumoto: Todavía. Fue un golpe bastante duro cuando murió. Quería su reconocimiento, y quería superarle.

Asano: Entonces tenías a alguien de tu generación que estaba claramente por delante de ti.

Matsumoto: Exacto. Creo que tuve suerte en ese sentido. Cuando es alguien de una generación anterior solo puedes admirarles, pero Tsuchi era en realidad un poco más joven que yo, con lo que estaba en estado de pánico.

Asano: Taiyō, tú tienes este estilo único, y aún así te las apañas para publicar en revistas comerciales como la Spirits. Me interesaría saber qué piensa alguien en esa posición sobre la evolución de la industria del manga, y adónde se dirige.

Matsumoto: Tengo 46 años, pero no me siento muy distinto de cuando tenía 26, así que no estoy muy seguro de si podría hablarte de evolución. Todavía estoy intentando alcanzar a Ōtomo y a Tsuchi. Pero mirándoos a vosotros dos puedo ver que el nuevo talento seguirá viniendo, que es algo que quiero que pase. Con la generación previa a la mía, con Minetaru Mochizuki, Katsuhiro Ōtomo, Fumi Takano y el resto, tengo la sensación de que son artistas realmente únicos, con lo que me preocupo un poco por si nuestra generación será capaz de transmitirlos a la siguiente generación.

Asano: (risas).

Matsumoto: Pero ahora empiezo a pensar que artistas como vosotros dos seréis lo que portéis esa antorcha.

Asano: Al saber que la Big Comics Spirits era la revista en que se publicaban las obras de Taiyō Matsumoto, empecé a pensar que era la revista adecuada. Es por eso en parte que me acerqué a la Spirits con mis mangas.

Matsumoto: Se agradece escuchar algo así. ¿Vosotros leéis mucho manga?

Shinzō: La verdad es que no.

Asano: Sí, yo tampoco leo mucho últimamente.

Shinzō: Bueno, leo algo si la portada me choca.

Asano: ¿Has leído alguna vez revistas semanales, Taiyō?

Shinzo: Hace unos años, cuando estaba ordenando mi colección de libros, encontré unos números viejos de la Big Comic Spirit, de cuando se publicaba Zero. No había leído los otros mangas que salían en la revista.

zero
Zero, manga de Taiyō Matsumoto sobre boxeo.

Asano/Shinzo: (risas).

Matsumoto: Leía Jimihen y el manga de cuatro viñetas, pero eso es todo. A veces pienso “supongo que por aquel entonces tampoco leía mucho manga”. Es algo que hago aposta.

Asano: Yo también.

Matsumoto: Sin embargo, he leído los tomos de Oyasumi Punpun y los de Midori no Hishi. ¡Son buenísimos! Es muy raro, el personaje de Punpun. ¡Parece un marcapáginas! Me cuesta creer que el editor te permitiese hacer algo así.

Asano: Sí, la verdad es que tuve mucha suerte (risas).

Matsumoto: A tu editor debió de sorprenderle mucho la idea.

Asano: Dijo que era muy peculiar. Una vez te dan luz verde y empiezas a vender la cosa está bien, pero necesitas el toque mágico para esa primera parte para hacer que el manga llegue a buen término. Antes de Punpun había hecho Solanin, que había tenido una buena acogida; por eso me las apañé para hacer algo así.

Punpun
A la derecha sobre la mesa: PunPun, protagonista de la extraña obra de Inio Asano.

Matsumoto: Las viñetas siempre van desde el comienzo de la página hasta abajo del todo, sin dejar huecos, pero los laterales están siempre dentro de un recuadro. ¿Intentas que parezca una película?

Asano: Veo el manga como algo que se lee de manera vertical: las páginas empiezan arriba a la derecha y acaban abajo a la izquierda. Por eso se asemeja a una película.

Matsumoto: Cierto. Poca gente intenta algo así. Solanin era igual, ¿no? Es muy pulcro. Lo que me gusta de Midori no Hoshi, Shinzo, es la manera en la que el dibujo va y viene, como que no se atañe a ninguna regla, ¿me entiendes? ¡Y podría seguir moviéndose!


2

Shinzō: Ah, quiero enseñarte algo Taiyō. Cuando estaba en mi primer curso de instituto redibujé algo de Ping Pong (le enseña una reproducción de un capítulo entero de Ping Pong).

Asano: (hojeando las páginas). Guau, ¡es bueno! Podías dibujar desde el principio.

Shinzō: Tan solo copiaba.

Asano: ¡Aún así!

Shinzō: Cambié toda la primera parte.

Matusmoto: Bien, veamos los cambios.

Shinzō: Buscaba algo más dinámico.

Matsumoto: Ya veo. Interesante. Guau (a Asano). Tú nunca has redibujado un cómic de esta manera, ¿verdad?

Asano: ¡Qué va!

Matsumoto: Incluso con todo lo que admiro a Ōtomo, nunca he hecho nada como esto.

Asano: A ver, he intentado imitar el estilo de otros, pero nunca he dibujado por completo un manga de otro, con las viñetas y todo.

Matsumoto: ¿Por qué hiciste algo así? No me malinterpretes, me siento halagado, pero…

Shinzō: Me gustaba mucho este manga. Supongo que no me libraré diciendo simplemente que me aburría, ¿verdad? (risas) Mira, olvídalo, lo voy a guardar ya.

Asano: (risas)

Shinzō: Taiyō, ¿dibujas a tus personajes tan solo de imaginártelos en tu cabeza?

Matsumoto: Oh, qué va. Hago fotos. Aunque tomo menos últimamente. Durante Ping Pong ponía a mi mujer haciendo fotos en todas las poses imaginables, porque dibujaba las viñetas desde ángulos de lo más raros. ¿Qué hacéis vosotros dos?

Shinzō: Me hago fotos a mí mismo con el móvil, poniendo el temporizador de la cámara.

Asano: ¿Para las posturas?

Shinzō: Sí. Vosotros no lo hacéis, ¿verdad?

Asano: No para los personajes, la verdad.

Shinzō: Yo creo que está muy bien. Últimamente he estado dibujando de memoria, y no me está saliendo mal.

Matsumoto: A mí lo que me da miedo es dibujar de manera rutinaria, que es lo que pasa cuando no hago fotos. No hice muchas cuando hacía Takemitsu Zamurai, y empecé a dibujar los rostros para cada emoción de la manera más simple. Hacer fotos te ayuda a entender los diferentes matices que pueden aparecer en las expresiones faciales, así que una foto de vez en cuando es un buen hábito que se puede coger.

Asano: Cierto. Incluso una persona normal y corriente andando por la calle puede contener ciertos detalles curiosos cuando lo miras más minuciosamente en una foto. No lo hago para ninguno de mis protagonistas, pero para los personajes de los fondos suelo basarme en fotografías a la hora de dibujarlos. Se podría decir que es un atajo para convertirse en mejor dibujante, de un modo u otro.


Inio Hanazawa
Inio Asano (derecha) partiéndose el culo con su rival Kengo Hanazawa (izquierda).

Shinzō: Cada vez veo menos claro qué es lo que caracteriza mis mangas, y quería preguntaros a vosotros.

Asano: Es un pregunta un poco ambigua, es difícil contestar…

Editor: Cuando la gente te dice cómo ve tus mangas, ¿sueles estar de acuerdo con ellos?

Asano: Sí. En entrevistas, me suelen preguntar más sobre el guión que sobre el dibujo, cuando en realidad es la parte que menos me interesa. Por eso me sorprende cuando la gente le presta tanta atención.

Matsumoto: ¿Qué parte te interesa más?

Asano: Lo único que quiero es dibujar bien. Eso es todo. Creo una historia como una excusa para dibujar.

Shinzō: ¿Tienes algo que estés intentando transmitir al lector?

Asano: ¿Como qué?

Shinzō: Algo que necesites contar para desahogarte dibujando un manga.

Asano: Bueno, como ha dicho Taiyō, cuando tienes veinte años te lo tomas todo en serio, así que intentaba dibujar a personajes de mi edad y los utilizaba como portadores de lo que yo pensaba, hasta cierto punto… pero entonces llegué a los treinta. La gente dice mucho que mis mangas son “adolescentes”, y eso es lo que quería hace tiempo, pero ya no soy así. Soy más del tipo nostálgico por todos esos sentimientos juveniles y entusiastas.

Shinzō: Ya veo.

Matsumoto: Al leer Punpun te acabas preocupando por el tío que lo dibuja. Parece increíble que siga vivo.

Asano: Llegó un momento en el que empecé a distanciarme del manga según lo dibujaba. Creé la historia cuando aún era un veinteañero y seguí dibujando hasta cumplir los treinta, con lo que pasado un tiempo Punpun era un personaje completamente distinto de lo que yo soy ahora. Sabía por aquella época que la gente lo vería preocupante, aunque a mí no llega a importarme.

Editor: Taiyō, tú sueles ser entrevistado por la prensa extranjera. Sin duda te habrá sorprendido la manera en la que te ven.

Matsumoto: Oh, no lo sé. No suelo leer lo que escriben sobre mí.

Asano: Tu haces Egosurfing todos los días, ¿verdad, Shinzo?

Shinzō: Sí que lo hago. No lo puedo evitar.

Matsumoto: ¿Qué queréis decir con Egosurfing?

Asano: Escribir tu nombre o los títulos de tus mangas en algún buscador y ver qué sale.

Shinzō: Es la única manera que tengo de ver qué piensa la gente de mi obra. ¿A vosotros os llegan cartas de fans?

Matsumoto: No, ya no. Tal vez es que ya no soy tan popular como antes, o quizá el panorama ha cambiado de manera que la gente simplemente pone lo que piensa en Internet. Apuesto a que tú recibes un millón, Inio.

Asano: Bueno, no sé si un millón. Son casi todas de adolescentes. Tú probablemente no recibes tantas porque es intimidante escribir a una figura tan importante. Mis fans, por otro lado, son demasiado amigables.

Todos: (risas).

Asano: Me ven como alguien a su mismo nivel. Me parece bien, la verdad.

Editor: ¿Recibes chocolate en San Valentín, Inio?

Asano: No, mis fans no llegan tan lejos.

Matsumoto: Cuando estaba dibujando Straight en la revista Morning, recibí una caja entera. Dejaron de llegar después del tercer año. No estoy seguro de por qué (risas).

Asano: ¿Chocolate de una mujer?

Matsumoto: Exacto.

Shinzō: No estoy seguro de si debería decirlo o no, pero…

Asano: ¿Te ha llegado una?

Shinzō: Sí, este año. Una pequeña, envuelta en una tienda y todo. Me los comí.

Editor: Bueno, ¿qué es lo que haces cuando encuentras algún comentario negativo en tus búsquedas, Shinzo?

Shinzō: No encuentro ninguno. Es problemático, en cierto modo. Asano recibe algunos bastante chungos.

Asano: Sí, me dicen que me muera.

Shinzo: Todo manga que venda va a tener sus críticas.

Matsumoto: ¿Por qué te dicen que te mueras?

Asano: Al parecer no les gusto. Me he acostumbrado ya.

Matsumoto: Vaya mierda tener que acostumbrarse a eso.

Asano: Tienes que hacerlo o no serás capaz de seguir. Hay veces en las que siento como si estuviese dibujando manga como respuesta a esas críticas. Algo así como “¿ah, eso es lo que piensas? ¡Pues toma esta!”

Shinzō: A mí no me critican en absoluto.

Asano: Bueno, tampoco es nada divertido que lo hagan.

Shinzō: Algo a lo que le doy muchas vueltas es lo lejos que habían llegado mis autores favoritos cuando tenían mi edad.

Asano: No creo tenga mucho sentido pensar en algo así. El hecho de admirar a esos artistas significa que han dominado su arte. Puedes volver atrás y releerles después cuando tengas la misma edad que ellos, pero todavía verás que no estás ni un poco más cerca. Solía hacer lo mismo con los artistas que más admiraba, pero con los años acabas dejando de pensar así.

Shinzō: ¿De verdad?

Asano: Según uno va dibujando cómics, hay un momento en el que llegas a comprender tus habilidades y manías, y todo se convierte en una cuestión de mirar hacia atrás y perfeccionar esas cosas. Una vez llegas a ese punto, el cómo dibuje otra gente deja de importar. Antes he dicho que ya no leo manga, y la razón es que no ya no me es útil.

Editor: ¿Hay alguien en particular a quien querrías parecerte dibujando, Shinzo?

Shinzō: Me estoy empezando a dar cuenta de que no es una buena manera de mirarlo, que necesito ceñirme a mi estilo… pero al mismo tiempo, no puedo escapar de la influencia de Taiyō.

Asano: Imagino que el mismo Taiyō debe de estar constantemente adaptándose al estilo de la serie en la que esté trabajando.

Matsumoto: Sí. Antes buscaba hacer el manga perfecto, pero me acabé dando cuenta de que eso era imposible, así que ahora intento pensar en términos del todo: quizá vaya a dibujar algo con un estilo muy alegre por un tiempo, y luego siga con algo más oscuro, y con suerte todo acabe equilibrado al final.

Editor: ¿Estás hablando del dibujo o de algo más?

Matsumoto: Sí, supongo que me refiero a todo. A mí ni siquiera me gustaba mi manga cuando estaba en la veintena: pensaba que era feo. Por ejemplo, quería dibujar un avión y me salía amorfo.

Asano: Algunos dirían que ese es un estilo más artísticio.

Matsumoto: No sé. No importa las veces que te digan que esa rareza es algo bueno que no le va a parecer bueno a la persona que lo dibuja. Lo cierto es que la única respuesta es seguir trabajando y mejorando tu técnica. Si miro mi obra desde donde estoy ahora, habiendo mejorado mi técnica de alguna manera, mi trabajos viejos parecen…. raros, y pensaba que lo tenía todo bajo control. Con Hanaotoko, y supongo que con Tekkon Kinkreet también, fingía que tenía todas las respuestas, ¿me entendéis? Pero ahora lo veo como algo quizá adorable, en cierto modo.

Asano: ¿Cuántos años tenías cuando te empezaste a sentir así?

Matsumoto: Con treinta y tantos largos, y quizá con casi cuarenta. Uno casi que empieza a ver sus obras anteriores como si hubiesen sido hechas por otra persona, creo.

Asano: Ya veo. O sea que según te haces mayor ves a ese joven artista que intenta impresionar a la gente como algo adorable?

Matsumoto: Sí, adorable. O quizá la palabra es entusiasta.

Asano: Ah, creo que ya te entiendo: ese chaval actuaba de esa manera porque era muy entusiasta.

Matsumoto: Tan entusiasta que casi te avergüenzas de él.


TM
Taiyō Matsumoto durante su visita al Toronto Comic Arts Festival en 2013.

 Shinzō: Me gustaría saber cómo hacer para que mi obra venda más.

Asano: Otra pregunta horrorosamente directa (risas).

Shinzō: Me preocupa mucho que la gente acabe olvidándose por completo de mí.

Matsumoto: Es normal tener periodos de sequía en los que no se reciben llamadas de ningún lado en años. Después de 25 años en esto, he tenido momentos en los que he sido el centro de atención y otros en los casi soy completamente olvidado. No voy a decir que sea algo que no me molesta más (tengo mis momentos en los que me preocupa que me acaben olvidando) pero creo que al final todo se reduce a que a veces dibujas un manga y es un éxito y a veces no.

Shinzō: ¿Tienes algún tipo de barómetro para saber algo así, cuando tu manga va a ser un éxito o no?

Matsumoto: La verdad es que no. Pero ya sabes, cuando nadie se me ofrece, lo que más me apetece es sentarme y dibujar.

Asano: ¿A qué te refieres con que “nadie se te ofrece”?

Matsumoto: A que ninguna editorial me ofrezca trabajo. Como no suelo usar Internet no sé qué opina exactamente la gente de mi manga, pero una vez me dan un poco de bombo empiezan a llegarme ofertas por todos lados. Y luego hay veces en las que no me llega nada en absoluto. En serio, lo único que tienes que hacer es ahorrar un poco para cuandollegue esa época de sequía.

Shinzō: ¿Y qué pasa con esos momentos en los que estás hasta las narices de dibujar manga? ¿Te ha pasado alguna vez?

Matsumoto: Sí, cuando terminé de dibujar Hanaotoko. Pensaba que las cosas iban a cambiar gracias al manga. A mi manga. Pero entonces voy a un Seven Eleven justo la semana después de que mi manga hubiese terminado, y por supuesto ahí estaba el siguiente número de la Big Comic Spirits donde siempre suele estar, como si no hubiese pasado nada. Me di cuenta entonces de que mi manga no era gran cosa, y tardé un tiempo antes de volver a ponerme a dibujar. Era muy joven. Estaba convencido de que conseguiría algún cambio.

Editor: ¿Un cambio en qué? ¿La sociedad? ¿El mercado?

Matsumoto: Simplemente esperaba que la gente le diese más importancia, eso es todo (risas).

Asano: Yo estoy constantemente esperando que la gente le de importancia siempre a lo que hago (risas).

Shinzō: Supongo que todo el mundo se siente así.

Asano: Cuando empecé Punpun esperaba que la serie causase cierto alboroto, pero la gente se acostumbró en seguida. Y ahí estoy yo, haciendo un manga rarísimo, y a las pocas semanas la gente simplemente lo acepta, “mira ese manga raruno”, ¿me entiendes? Fue una lección sobre cómo la gente se acostumbra rapidísimo a algo extraño. Me di cuenta entonces de que no puedo confiar demasiado en el factor sorpresa.

Shinzō: El deseo de marcar la diferencia en el mundo, entonces. ¿Cómo cambia eso a lo largo del tiempo?

Asano: Bueno, yo aún quiero hacer algo que tenga cierto impacto, ya sabes.

Shinzō: Sí.

Asano: En cualquier caso: hablabas de cómo hacer que tu material venda. ¿No crees que el hecho de que tus libros vendan es en sí mismo un síntoma de un público que reacciona a tu trabajo? ¿No es eso por lo que quieres que tu obra venda?

Shinzō: ¿Entonces un manga que vende es por lo tanto bueno?

Asano: Siempre busco ese dulce término medio entre lo que quiero dibujar y lo que la gente quiere leer. No me puedo obligar a dibujar algo que no me interesa solo porque creo que va a vender.

Matsumoto: Llegar a este término medio es algo en lo que pienso constantemente. Hay cosas que quiero dibujar, pero que si las hiciese sin importarme si vende o no, entonces puede que lo mejor fuese que dibujase algo para mí como un hobby.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en cómic, entrevistas y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Entrevista a Taiyō Matsumoto, Inio Asano y Keigo Shinzō

  1. rokuso3 dijo:

    ¡¡Muchas gracias por la traducción de la entrevista!! Muy interesante 😀

  2. ¡Gracias por la traducción! Soy una gran admiradora de Asano y estoy empezando a leer obras de Matsumoto (de momento sólo he leído Ping Pong), así que me ha parecido muy interesante la entrevista. Además me ha servido para conocer a Shinzō, y me he quedado con ganas de echar un ojo a sus trabajos.

    Si no te molesta comparto esta entrada de tu blog en mis redes sociales ^^

  3. subarito dijo:

    muchas gracias por traducirlo! me sentí tan identificada con esto, me encantó leerlo. ¿La entrevista termina ahí o hay una versión más larga? soy una asidua seguidora de Matsumoto, me gusta demasiado. Me causó gracia que catalogara su dibujo inicial como ‘feo’, cuando es precisamente eso lo que llamó mi atención. En términos de ilustración para mí él es de lo que no hay, demasiado bueno. Si supiera su dirección sería LA fan que le mandara cartas jajaja. Verlo conversar con Asano es demasiado para mí. Si bien no soy fan de él, he leído casi todo lo que saca, es muy interesante. Me sorprendió leer sus visiones al respecto, saber de sus inseguridades. A Shinzo no lo he leído, pero lo buscaré, me interesó mucho su trabajo. Ojalá superan lo feliz que me hacen por sólo hacer lo que hacen, por lo menos para mí Taiyou es parte importante de mis referencias, casi como lo fue otomo para él… aparte con la reciente animación que tuvo ping pong debería volver a aparecer en la palestra del mundillo. Me habría gustado mucho estar ahí.

    • Me alegro de que te guste. En breve intentaré traducir algo más de Matsumoto y Asano. Que yo sepa, la entrevista acaba ahí. Al menos en el blog del que lo he traducido termina así. Y a ver si es verdad y alguien se anima a publicar algo de Matsumoto, que bien lo merece.

  4. Pingback: Zona Manga: “Solanin” de Inio Asano | cosasdesuperheroes

  5. Pingback: El manga que nos trae el otoño de 2015 | Retrospectiva Coreana

  6. Pingback: Zona Manga – 12 mangas que queremos ver publicados en español | cosasdesuperheroes

  7. Pingback: Ping Pong | cosasdesuperheroes

  8. Pingback: Zona Manga – Especial San Valentín. Cuando el amor es cosa de chicos | cosasdesuperheroes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s