Murderabilia, de Álvaro Ortiz

murderabilia_cabecera2Aunque ya hablé de esta obra el otro día en Zona Negativa, hay algunos aspectos que pasé por alto por ser tal vez innecesarios en una reseña. Supongo que son apreciaciones más personales y que tienen que ver únicamente con mis gustos y no son algo medianamente objetivo (a pesar de que las reseñas, cuanto menos objetivas, mejor).

Con Murderabilia he descubierto (porque no he leído Cenizas aún —¡ja!—), a un autor que dentro del panorama español tiene un estilo interesantísimo. Interesante porque además de sus cualidades artísticas, que no soy quién para calificarlas, me parece que el dibujo de Álvaro Ortiz tiene el potencial para convertirse en un súper ventas, en algo bastante más masivo. Porque es facilón, entra mucho por los ojos y le da un toque a sus historias que, vayan de lo que vayan, te sientes a gusto leyéndolas. Haciendo una comparación un poco gilipollesca, es como cuando ves una sitcom que te encanta. Estás enamorado de los personajes, del escenario, de todo lo que les rodea y lo que hacen, y cuando ves sus episodios te sientes como en casa, en plan “vaya, aquí estoy otra vez con esta gente tan simpática”. Por supuesto, no es lo mismo. Murderabilia es una historia cruel en muchos aspectos, y para nada cuenta algo con lo que podamos encariñarnos: un personaje perdido, un panorama un tanto desolador, una red de compra de artículos macabros; en general, nada demasiado halagüeño a lo que coger afecto. Pero por otro lado, el dibujo de Ortiz nos hace ver (a mí, por lo menos) las cosas desde un punto un poco más optimista, y teniendo en cuenta de lo que va el cómic, sería algo así como un optimismo cruel. Porque al fin y al cabo el estilo que tiene es el que es, y si quieres dibujar asesinatos, no van a dejar de se asesinatos con ese toque graciosón. Su estilo, y así termino la comparación con lo de la sitcom, hace que te encariñes de una historia y de unos personajes que por lo general tienen poco de entrañable.

Esta me parece una de las grandes virtudes del cómic, y creo que con Cenizas será parecido. Álvaro Ortiz ha conseguido un estilo muy personal y reconocible, y eso es algo que pocos autores consiguen. Pero si muy pocos autores consiguen su estilo propio (de esto de que ves una imagen al azar de un cómic y dices “eso es un José Luis”), menos aún consiguen reinventarse. Por eso Taiyô Matsumoto es uno de mis autores favoritos, porque no se acomoda, no se abandona a un estilo que afianzó cuando tenía veinte años y del que no se ha separado hasta entonces. Por eso espero siempre de mis autores favoritos que, aunque el resultado o el experimento no me guste, la próxima vez que les vea me salgan con algo completamente distinto, que sean inconformistas: que cambien de estilo, de colores, de temas; pueden probar el documental, la autobiografía, o que dibujen monos, me da igual. Y ya, hasta aquí hemos llegado. Voy a por Cenizas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en cómic y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Murderabilia, de Álvaro Ortiz

  1. Pingback: Repaso a los mejores mangas de 2014 | Retrospectiva Coreana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s