Lecturas (I)

k002

 Lecturas buenas y malas.

ichi2Ichi the Killer (tomo 1 y 2), de Hideo Yamamoto. Hideo Yamamoto, como ya he dicho aquí y aquí y espero volver a repetirlo una y otra vez; es uno de esos autores que esperaba con más ganas y que ahora, con la lectura de este primer tomo de Ichi the Killer, no voy a decir que sea de mis favoritos, pero sí de los que más disfruto. Un personaje sobresaliente, muy humano, con el que es fácil empatizar porque siempre, todos, nos hemos sentido en una posición de inferior —es fácil sentirse identificado con los sentimientos bajos—, pero que como revés a esa simpatía es un verdadero sádico, un asesino cruel, y la trama en la que nos introduce poco a poco el autor es interesante: los bloques de apartamentos repletos de mafia y mala vida, al estilo The Wire, o las luchas entre mafias.

itoFragmentos del mal, de Junji Ito. El mejor Junji Ito parece ser el de los relatos cortos. Lo comenté aquí, y es que me da la sensación de que las chaladuras del autor, cuanto más breves y más comprimidas, más impacto causan. Me encanta el relato de la casa, y en otros demuestra la fuerza que tiene estilo: el relato de la chica que quiere ser diseccionada, el juego de sombras de las páginas 142 y 143 y la angustia de que a Tomio se le separe en cualquier momento la cabeza del cuerpo. Genial.

flores4Las flores del mal (tomo 4), de Shuzo Oshimi. El tomo más flojo de esta obra. Cibercafé a la deriva no me gustó nada. Tal vez debería releerla, pero fue un absoluto fracaso: frases obvias, una trama aburrida que no aportada nada nuevo, en general, situaciones de lo más vistas y muy forzadas. Las flores del mal, en cambio, me parece una historia mucho más plausible e interesante: sus personajes están más trabajados y veo que la obra se dirige a un punto, todo lo que contrario que Cibercafé, que es una bacanal de violencia gratuita y que carga con el lastre de no poder estar a la altura de la obra en la que se basa: Aula a la deriva.

hero12I am a hero (tomos 11 y 12), de Kengo Hanazawa. Creo que cuantos más tomos leo de esta obra más exigente soy con ella. Por lo general, mantiene un buen nivel, pero o ya no me sorprende tanto —no por giros de guión sino por su novedad genuina— o está empezando a ser cansina, precisamente por eso. Estos dos tomos no giran alrededor de los personajes protagonistas sino a través del grupo Kurusu, algo que introduce un contexto interesante pero que no interesa tanto como el grupo protagonista.

jojo1Jojo’s Bizarre Adventure (tomo 1), de Hirohiko Araki. Este manga es THE HYPE. Pero un hype malo y cansino. Leído el primero tomo, puedo decir que merece su fama. Las exageraciones de Araki, ese estilo burlesco pero al mismo tiempo demasiado serio; la ambientación, la narración; esa polaridad de los personajes principales tan básica. Todo funciona a la perfección. Deseando leer el siguiente.

maiwai1Maiwai (tomo 1), de Minetaro Mochizuki. Con este empecé con mal pie. Lo leí hace años sin mucho interés y el tomo tampoco acabó por convencerme. Vi a Minetaru Mochizuki (La mujer de la habitación oscura, Dragon Head) pasando del terror y el apocalipsis al cómic tontorrón de peleas, tetas y bromas. Pero una segunda lectura me ha abierto un poco los ojos para entender el tipo de manga que Mochizuki quería crear. Sus bromas me han hecho mucha gracia, las peleas las he visto entretenidas y justificadas; un primer tomo estupendo, bien narrado y con una premisa interesante. Creo que es uno de estos cómics que no van a volver a ser reeditados y que merecería la pena echarle un ojo: es distinto y de un autor muy prestigioso. Otro motivo por el que se echa en falta a EDT en España.

hanzo3Hanzô: el camino del asesino (tomo 3), de Goseki Kojima y Kazuo Koike. La épica de Tokugawa Ieyasu y su fiel compañero Hattori Hanzô hacia el poder, el shogunato, sigue tan increíblemente adictiva como al principio y narrada con una maestría que tira para atrás. Diré siempre lo mismo: los guiones de Koike son muy firmes e inteligentes, cargados de ironía y reverencia por la historia de su país, pero es Kojima el que consigue plasmar toda la sexualidad con la que va cargada la obra, la épica de las batallas. Es capaz de conseguir que una conversación política de más de diez páginas no sea cansina: cambiando el plano, con silencios. A por el siguiente sin dudarlo.

voice1A Silent Voice (tomo 1), de Yoshitoki Oima. La gran sorpresa. Me lo compré por el hype, no lo voy a negar, porque ni las portadas ni el tema ni el dibujo me parecían nada del otro mundo. El tomo, en realidad, tampoco es gran cosa.  La narración no sorprende mucho, y la autora acaba copiándose a sí misma en algunas páginas buscando un efecto que no llega a conseguir. Pero el tomo, al final, está muy bien, y es una sola razón: el personaje masculino está muy conseguido. Es un completo niñato que comete el mismo error una y otra vez y que, aún sabiéndolo (o precisamente por eso), sigue y sigue reincidiendo básicamente para tal vez liberar su culpa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en cómic, lecturas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Lecturas (I)

  1. Pingback: Lecturas (II) | Retrospectiva Coreana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s