Mejores novelas que he leído en 2016

city_lights_bookstore

Vamos al lío. 2016 ha podido ser muy malo, pero libros no le han faltado. Y nada, como sé que si las introducciones a las listas pasan de las tres líneas no las lee nadie, va, ¡va!

Lista de 2014.

Lista de 2013.

Aclaración: libros leídos en 2016, independiente de cuándo fueran publicados.

15_funhouse

15. Lost in the funhouse, de John Barth.

Este libro está aquí porque es muy bueno en lo que hace, pero es un puto coñazo casi la mayoría del tiempo. Es tan difícil, tan complejo, tan críptico y tan erudito que intentar descifrar y bucear en el contenido sin un manual de lectura es una pérdida de tiempo total. Sin embargo, hay un par de relatos en esta colección que lo hacen merecer estar aquí. Básicamente [coge el libro, ni se acuerda de los nombres] Night-sea Journey, Life-story y, sobre todo, Lost in the funhouse, que es una verdadera obra maestra. El resto se merece todo mi respeto y dejadez.

14_england

14. England, England, de Julian Barnes

El primer libro de Julian Barnes que leo: una novela muy pensada, calculada y genialmente escrita. Barnes escribe sobre los planes megalomaníacos de un archimillonario de construir un parque temático que ha de convertirse en una réplica mejorada de Inglaterra. La novela es un juego de hiperrealidades y simulacros partiendo del concepto heritage inglés. Una gran novela.

13_espectro

13. El espectro de Aleksandr Wolf, de Gaito Gazdánov

Esta novelita es un thriller filosófico de lo más curioso. Un hombre que busca desesperadamente reencontrarse con su pasado en busca de respuestas y que acaba creando un círculo que poco a poco se va cerrando. Se lee en un suspiro y una de las novelas que más me ha sorprendido de este año.

gokumon_definitiva

12. Gokumon-tô. La isla de las puertas del infierno, de Seishi Yokomizo

Después de muchas lecturas densas o sesudas, leer a a Seishi Yokomizo ha sido una experiencia totalmente renovadora. Gokumon-tô es una es una novelita de misterio en la un detective, Kindaichi Kosuke, uno de los detectives de ficción más famosos y queridos en Japón, ha de resolver un caso de asesinato con su astucia y capacidades deductivas. Un whodunit al estilo más clásico con una historia que presenta un magnífico retrato del Japón rural de posguerra.

duarte

11. La familia de Pascual Duarte, Camilo José Cela.

Esto me da casi vergüenza ponerlo aquí, pero no ha sido hasta hace un par de meses que me he leído la novelita de Cela. Novelita, claro, en términos físicos, porque la capacidad de adentrarse en la España más rural y hacer este retrato de violencia a través de un lenguaje puramente español me parece un logro excepcional.

barron

10. El Rito, de Laird Barron.

Gran sorpresa cuando me topé con este libro en la biblioteca y no pude no llevármelo a casa. La colección Insomnia de la editorial Valdemar tiene varios títulos de lo más interesantes y nos presenta un proyecto de algo que en España está un poco ignorado, y es el género de terror contemporáneo a excepción de varios autores puntuales. El relato de Barron en El rito es una odisea en la que el terror lovecraftiano se da la mano con lo mundano, lo perdido y olvidado dentro de nuestros lugares comunes. Una novela divertidísima que nos habla sobre la fragilidad de la memoria y la privacidad.

gallo

9. Gallo de pelea, de Charles Willeford

Si esta novela merece un hueco en esta lista, la escena en la que el protagonista toca la guitarra y entra en una especie de catarsis que le catapulta a enfrentarse con sus peores recuerdos merece estar en el puesto número uno. Una novela extraordinaria y muy dura sobre un criador de gallos de pelea cuyo única razón para seguir vivo es el campeonato de peleas de gallos. Un personaje tan machista y cabrón como inolvidable.

8_cicatrices

8. El amante de las cicatrices, de Harry Crews.

Harry Crews ha sido uno de mis grandes descubrimientos de 2016, y esta novela se presenta como un relato violento y sucio de un hombre sin recursos y cuyo mayor instinto es el de huir; un hombre que lo intenta, salir adelante, no fallar a los quiere y no fallarse a sí mismo. Esa desesperación y fatalismo me han conmovido mucho. Espero poder leer más de Crews en los próximos meses.

7_elkin

7. The Magic Kingdom, de Stanley Elkin.

Si hay una novela que me ha sorprendido este año, ya sea por su aspecto formal como por contenido, es esta. Elkin escribe como un cabrón, y su estilo es denso, florido y lleno de oraciones interminablemente subordinadas. Esta historia de siete niños terminales yendo a Disney World es un retrato sobre la muerte (lo idealizada y politizada que está, lo absurda, terrorífica y próxima que es) y cómo buscamos cierto comfort apegándonos a meras construcciones materialistas.

6_saunders

6. CivilWarLand in Bad Decline/Pastoralia, de George Saunders.

A Saunders lo había leído en español en Diez de diciembre. Estos dos libritos de relatos tienen sus más y sus menos, pero las dos historias que dan nombre a las colección son absolutamente brillantes. El estilo mecánico de Saunders se presenta como una clara herramienta de sátira de cómo el lenguaje resultante de las nuevas tecnologías modifica poco a poco nuestro propio comportamiento. Una crítica al capitalismo avasallador.

5_egan

5. A visit from the Good Squad (El tiempo es un canalla), de Jennifer Egan.

Entramos en el top 5, y es que estos cinco libros son maravillosos y podrían haber encabezado la lista sin problema alguna. Por gusto personal se quedan como están, pero son todos logros capitales. Esta novela de Egan, ganadora del Pulitzer, es un relato a pedazos de varios personajes en momentos importantes de su vida. Egan nos presenta desde muchos puntos de vista y desde una perspectiva cronológica su forma de entender la evolución de la manera en la que percibimos el tiempo y nuestra manera de entenderlo y recapacitar sobre él. Me ha encantado como Egan ha sido capaz de ponerse en la piel de diferentes personajes en cada capítulo y de cambiar de estilo, voz y personalidad de uno a otro.

4_chabon

4. The Amazing Adventures of Kavalier & Clay, de Michael Chabon.

Este librazo se presenta como mi primer atisbo al mundo creado por Michael Chabon, del que me he lanzado a comprar libros suyos con una total inconsciencia. Esta historia sobre dos personajes que se ganan la vida durante el boom de los cómics en su época dorada durante la Segunda Guerra Mundial es un viaje imposible que rompe todos los moldes de género existentes. Un relato épico sobre crecer, sobre empatizar, sobre amar y odiar, sobre frustrarse, olvidar, perdonar y huir. Y tal vez volver.

estaciones_2

3. Dias entre estaciones, de Steve Erickson.

Zeroville me gustó tanto que no podía imaginarme que otra novela de Erickson pudiera llegar a los mismos niveles de gustabilidad, que un autor no consigue eso dos veces. Pero esta, que es además su primera novela, es casi mejor. Erickson sigue con sus temas: el cine, la búsqueda de la identidad; lo olvidado e ignorado. Esta novela se vuelve a leer casi del tirón y es un viaje espectacular sobre dos amantes en un relación prohibida y casi mágica.

tabaco

2. El plantador de tabaco, de John Barth.

Este tochón de libro es lo mejor que he leído este año. Lo pongo el segundo, pero es un libro tan bueno, tan imposiblemente bien escrito (y traducido) e hilado, tan inteligente, tan malditamente soberbio, divertido e impredecible que no puedes dejar de pensar en que es una de los libros más importantes de tu vida, desde ya. Tal vez estoy exagerando un poco y hablando desde un entusiasmo bastante poco necesario para hablar de un libro a gente desconocida. Pero es de verdad un libro espectacular y con uno de los personajes más memorables de la historia de la literatura.

los-viernes-en-enricos

1. Los viernes en Enrico’s, de Don Carpenter.

Y el número uno (que intercambio con el anterior según me viene) es este novela perdida de Don Carpenter, uno de los escritores californianos que perteneció a la generación de los beats pero que escribía bien de verdad. Una novela sobre varias personas con aspiraciones literarias a través de los años. Personajes vivos, con tantos miedos como ilusiones y que poco a poco van consiguiendo aquello que se proponen mientras fallan en otras tantas cosas. Un libro donde Carpenter desmitifica la figura del escritor y nos habla clara y llanamente de gente que se busca la vida, que se frustra, que sale mal parada muchas veces, que lo intenta, que sigue o que se rinde. Carpenter es una voz extraordinaria que en 2017 va a estar muy presente en mi lista de lecturas.

Me faltan dos libros que tengo a mitad y que seguro que se meterán en la lista de lo mejor que termine de leer en 2017. Uno, La familia real; el otro, Cutter y Bone, publicado por Sajalín Editores y que terminé de leer en enero. Un libro divertidísimo y tan bien escrito que la única razón que encuentro para que esté olvidado es su falta de ánimo canónico. Buenísimo.

Bola extra: Mis mejores cómics de 2016 (no manga, que eso ya luego, en junio si eso).

Dejo aquí una lista de algunos de los cómics que más me han gustado en 2016. Solo nombres, pero me han gustado especialmente Lamia, Materia y Melancolía. Son, para aclarar, cómics, publicados (ahora sí) en 2016. Lecturas de publicaciones de otros años no están incluidas.

cau

CAU, de Benjamin Marra (Autsaider Cómics).

dmlql

DMLQL, de Gabriel Corbera (Fulgencio Pimentel).

materia

Materia, de Antonio Hitos (Astiberri Ediciones).

lamia

Lamia, de Rayco Pulido (Astiberri Ediciones)

melancolia

Melancolía, de Simon Hanselmann (Fulgencio Pimentel).

paciencia

Paciencia, de Daniel Clowes (Fulgencio Pimentel).

Bola extra 2: Mis libros favoritos de 2015

El año pasado no publiqué mista. ¿Por qué? Por pereza. Pero rebuscando en los borradores del blog me he topado con que la lista ya estaba hecha, así que la dejo tal cual la he encontrado.

  • Los políglotas, de William Gerhardie (Impedimenta).
  • El infierno de las chicas, de Yumeno Kyusaku (Satori).
  • Pórtate bien, de Noah Cicero (Pálido Fuego).
  • Mal dadas, de James Ross (Sajalín)
  • Sobre el dragón del abismo, de Izuki Kyôka (Satori).
  • Posesión, de A.S. Byatt (Anagrama).
  • Vida y destino, de Vasili Grossman (Galaxia Gutemberg).
  • El cuaderno perdido, de Evan Dara (Pálido Fuego).
  • Las cosas que llevaban los hombres que lucharon, de Tim O´Brain (Anagrama).
  • Zeroville, de Steve Erickson (Pálido Fuego).
  • Housekeeping, de Marylinne Robinson. (Vida hogareña en español, por Galaxia Gutemberg).

(Y sí, lo sé, hay solo tres mujeres. Es algo de lo que soy consciente y que el año que viene tengo que intentar enmendar).

¡Un saludo y léanme bien!

hanselmann

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en cómic, literatura. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s